Lentes de alta velocidad (Parte I – Distancia focal fija)

Publicado: 29 marzo, 2011 en Fotografía
Fotografía de Carlos DonderisFotografía de Carlos Donderis

Se dice que si hablamos de trabajo profesional, cualquier lente de menos de f/2.8 resultará un tanto lenta – aun cuando tengamos sensores ISO relativamente libres de ruidos a altos valores -,  puesto que no querremos estar procupandonos por que la toma salga borrosa o la cámara se mueva mientras las oportunidades de hacer excelentes fotografías pasan y se pierden.  Es por ello que si estás utilizando un paquete de lentes de velocidad variable, sería bueno considerar la adquisición de al menos un objetivo de alta velocidad. En esta parte nos centraremos en los de longitud focal fija y veremos algunos datos orientativos, así sabrás cuál podría resultar más conveniente para tu estilo…

Las lentes de longitud focal fija ofrecen una mayor precisión en el color y un mayor control en la profundidad de campo. En una sesión de retrato tradicional, el abocarnos a su uso también permite lograr uniformidad en el estilo, dando a las sesiones un sentido de continuidad y unidad – ventaja de la que carecen los zoom. A cambio obviamente se sacrifica un poco de flexibilidad en la composición, que estos últimos sí ofrecen.

Con respecto a las más anchas, podemos citar las de gama media de 24mm f/2.8, y sus versiones profesionales con un máximo de apertura de hasta f/1.4. Son ideales para tomas grupales y en interiores tradicionales. Al utilizarlas en eventos importantes o recepciones de bodas darán al espectador la sensación de estar inmerso en el entorno de la fotografía. Y esto obviamente se presta muy bien para trabajar estilos de fotografía documental y periodística.

Fotografía tomada con lente Nikon 24mm f/2.8 - de Kent PhotographyFotografía tomada con lente Nikon 24mm f/2.8 – de Kent Photography

Misma fotografía, con lente 24mm f/1.4 - de Kent PhotographyMisma fotografía, con lente 24mm f/1.4 – de Kent Photography

Por otro lado, los estándar de 50 mm f/1.4 han resultado ser el caballito de batalla de muchos fotógrafos profesionales. Estos también van bien con los retratos y el trabajo documental, dando una bella saturación de color e intensos desenfoques en los sectores que quedan fuera de la profundidad de campo. Las series profesionales ofrecen un máximo de apertura de f/1.2, normalmente utilizados para tomas muy cercanas de retratos o fotografías de detalle en interiores. En situaciones de poca luz, estas lentes se destacan por detener la acción para la toma, pero hay que tener presente que su limitada profundidad de campo puede causar dificultades en el enfoque si los sujetos se mueven rápidamente fuera del pequeño campo que saldrá enfocado.

Con una lente Canon 50mm f/1.4 - de anotherplanetFotografía tomada con lente Canon 50mm f/1.4 – de “anotherplanet”

Y por último, nos referiremos a los teleobjetivos. Para la mayoría de los fotógrafos, los de 85 mm f/1.8 son ideales para retratos. Ofrecen buena profundidad de campo, reduciendo las limitaciones a las que recién nos referimos. Su versión profesional cuenta con un máximo de apertura de f/1.2. Es un tipo de lente especialmente usado para las tomas de retratos más formales, en las que se cuenta con equipo de iluminación. La amplia apertura también permite sacar provecho de las iluminaciones suaves para lograr retratos más naturales.

Tomada con lente Nikon 85mm f/1.8 - de Zenyo WuFotografía tomada con lente Nikon 85mm f/1.8 – de Zenyo Wu

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s